Contacta
Salir Usuarios

menu móvilmenu móvil

Día Internacional de la Mujer - La igualdad real de oportunidades: un compromiso necesario

Encarnación Salmón Saiz, senadora y vicepresidenta de la Comisión de Igualdad del Senado, y Tamara González Sanz, senadora autonómica y vocal de la Comisión de Igualdad del Senado

El grado de igualdad entre mujeres y hombres de una sociedad es uno de los indicadores más fiables para contrastar su desarrollo social y democrático. Progresar en la consecución de la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, en todos los ámbitos, debe ser una de las prioridades políticas a desarrollar, ya que una sociedad libre es aquella que ofrece igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

La conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, es un momento para proclamar que si hay una política fundamental de igualdad, es y debe ser la de la formación y el empleo, porque genera independencia y conduce a una sociedad más libre e igualitaria. Las mujeres deben participar en todos los ámbitos de la sociedad, no en virtud de requerimientos legales, sino en virtud de criterios de mérito y capacitación, al igual que ocurre con los hombres; y para alcanzar una sociedad más justa, libre e igualitaria se requiere el reconocimiento por igual de las capacidades, aptitudes y valía de las mujeres y de los hombres, factores determinantes para seguir avanzando hacia un nuevo modelo social más equitativo y acorde con la realidad social que en estos momentos se impone.

En el contexto de grave crisis económica por el que atraviesa nuestro País, para avanzar en la consecución de mayores cotas de igualdad efectiva, se hace más necesario que nunca contar con la participación activa y constante de todos los agentes involucrados: empresariado, sindicatos, gobiernos, partidos políticos y trabajadores, porque sólo desde la corresponsabilidad y coordinación de todas las partes se lograrán avances cada vez más sólidos que posibiliten que el objetivo de la igualdad entre los sexos deje de ser una utopía.

En momentos tan difíciles como el actual, la adopción de medidas realistas a la vez que flexibles, junto con la racionalización de los servicios prestados desde todas las administraciones públicas, son los únicos caminos por los que transitar hacia un desenlace satisfactorio.

Son muchos los retos que se presentan, en la mayor tasa de paro y desigualdad retributiva de las mujeres frente a los hombres, la violencia de género y la conciliación personal, laboral y familiar. Porque aún España es referente negativo en Europa con inferiores tasas de actividad femenina - 52,93% frente al 67,64% de los hombres-; brecha salarial entre hombres y mujeres - las mujeres perciben un salario anual en torno al 22% inferior al de los hombres -; escaso número de plazas de guarderías o escuelas infantiles laborales; horarios de trabajo poco productivo que dificulta la conciliación de la vida laboral y familiar; menor número de mujeres que ocupan puestos de responsabilidad en el ámbito laboral - 30% del total de personas en puestos directivos de las administraciones y 11,5% en los consejos de administración de las empresas-; gran número de horas de dedicación de atención de las mujeres al cuidado de la familia y las tareas domésticas - las mujeres representan el 95,48% de excedencias para el cuidado de sus hijos y el 85% para el cuidado de las personas dependientes -; discriminación relacionada con el embarazo y la maternidad - el primero de los obstáculos para incorporarse al mundo del trabajo-; escasa oferta de centros educativos y de ocio en los periodos de vacaciones escolares... barreras y responsabilidades que afectan en mayor grado a la mujer y siguen impidiendo que mujeres y hombres tengan las mismas oportunidades de desarrollo vital y de hacerlo con las mismas garantías de justicia social y libertad.

Valorando todo lo que se ha hecho desde distintas instancias, lo que ha permitido progresar en la visualización del problema de la discriminación, en la sensibilización social y en el compromiso de los poderes públicos para afrontarlo, sólo buscando la unidad y el consenso por encima de las ideologías y no apostando por la política de "clarines y timbales" - destinada a promocionar titulares y alimentar debates teóricos y polémicas estériles -, contribuiremos a seguir avanzando hacia la igualdad real de oportunidades entre hombres y mujeres.

Por ello y ante una realidad social tan preocupante- la tasa de paro femenino supera el 22%, alcanzando la cifra de 2,3 millones de mujeres desempleadas -, todos los esfuerzos tienen que converger para incrementar la participación de las mujeres en el mercado de trabajo. En el Partido Popular contamos con el aval de las cosas bien hechas cuando tuvimos responsabilidades de Gobierno en España - se crearon más de 2 millones de empleos para la mujer, una cifra similar al número de mujeres desempleadas en España después de 8 años de Gobierno Socialista -.

En el Partido Popular somos conscientes de que empleo y corresponsabilidad son dos asignaturas pendientes a las que debemos aportar, sin dilación, soluciones, una ardua e ineludible tarea en la que todos debemos ser protagonistas.

 

Tribuna de opinión publicada el 7 de marzo de 2012 en El Diario Montañés

blog comments powered by Disqus

Suscríbete a nuestros canales

Aplicaciones móviles